Páginas vistas en total

sábado, 5 de noviembre de 2016

Los golpes de la vida

Tengo varias entradas que he escrito sin publicar, unas mas acabadas que otras pero ninguna conclusa. Tengo varios sistemas y videojuegos que disfrutar tanto de antaño como de hoy, para poder comentar y compartir pero el tiempo no es mi mejor aliado. Justo cuando estoy en ese punto en que toda mi vida esta en equilibrio tanto como el trabajo, el hogar, la familia y mi pasión por los videojuegos, pasa algo tan inesperado que te corta de una las raíces. 

Ya llevo un par de meses sintiendo este ahogo, este limite humano del cual no he podido liberarme. El ver inflamarse a mi mujer y a mi bebe por un accidente me ha cortado de todo. He dejado de lado muchas cosas entre eso el gusto de jugar un videojuego, no puedo concentrarme  en terminar un juego, no puedo divertirme como lo hacia antes. Si bien ya ha pasado un par de meses desde entonces y que ha pasado lo peor (están bien los dos), no puedo olvidarme de esas imágenes en la cabeza, las marcas físicas quedan pero se pueden superar ¿pero sicologicamente? es un camino largo y duro de llevar, no me gustaría que a mi hijo lo marginaran porque tiene las marcas del fuego en su cara. 

Quiero darle un vuelco a la vida, a mi vida, el ser humano es muy frágil por mas que lo renegamos, uno nunca sabe las cosas que nos prepara la vida y de como saber enfrentarlas. Aun teniendo el camino hecho nadie sabe nada si mañana seguimos. Nos quejamos siempre por lo que no tenemos y nunca apreciamos ni agradecemos lo que tenemos a lado. Uno siempre mira con celo o envidia las cosas que tiene el prójimo o le restregamos nuestros logros a ese que nunca nos intereso, intrínsecamente somos egoístas.

Mi pasión son los videojuegos, he crecido con ello y en estos 30 años he basado mi vida en ello, algo dentro de mi se muere y espero que no sea ese gusto. Quiero aprovechar el tiempo pero cuando eres el pilar de la familia todo se hace mas difícil.

Esto no quiere decir que dejare de jugar pero la lección de vida que me ha dado el destino me ha hecho pensar valorar todo lo que me rodea y de ser mas agradecido de las cosas y de la vida.

Tampoco quiero olvidar este pequeño espacio de Internet, mi propio espacio el cual soy dueño de decir lo que quiera, un espacio que en esta ocasión me permite desahogarme aunque sea un poco. 

Siento mucho hablar algo tan personal en un espacio que lo tengo dedicado para otra cosa, sera en otra ocasion cuando vuelva a retomar el rumbo de este blog.

Literalmente así vi a mi hijo arder

No hay comentarios:

Publicar un comentario